viernes, 17 de agosto de 2012

Como los huertos caseros ayudan al golpeado pueblo de Haití

Antes del terremoto una buena parte de la población infantil en Haití presentaba desnutrición. Hoy, luego de este desastre natural, una economía paupérrima y un 40,6% de cesantía, los haítianos buscan nuevas formas de salir adelante y los huertos urbanos están entregando una solución que tiene a los campamentos y barrios más pobres alimentándose rica y sanamente sin tener que gastar el dinero que no tienen.
En Puerto Príncipe ya son miles los hogares que decidieron utilizar sus pequeños patios o balcones en huertos urbanos y darle sabor y salud a sus escasos alimentos. Frutas y verduras de la estación acompañan a las familias que para capear el calor cocinan al aire libre, justo donde tienen sus pequeñas, pero útiles plantaciones que además de paliar el hambre entregan frescura y hasta sombra a algunos hogares de esta pobre y calurosa nación.
Por suerte las semillas transgénicas no se han metido a los huertos caseros de los haitianos, no habría como pagar los derechos de éstas. “Nosotros no compramos semillas para nuestro maíz ¿Por qué pagar por algo que se puede conseguir gratis?” señala Dwiche Savin, dueño de un modesto huerto de Maíz en Puerto Principe.
“Todo sirve para ayudar al presupuesto” explica una mujer que cultiva tomates, maíz y pequeños bananos en el campamento de Cannon, lugar que refugia a más de 6.000 damnificados tras el terremoto.
Quienes tienen sus cultivos urbanos, ya se en tierra, macetas o tarros, intercambian sus productos con otros mini agricultores para surtir sus alimentos. “Compartimos las plantas y los gajos, así no tenemos que comprarlos” señala la haitiana, Carine Savin.
Uno de los alimentos más cultivados es la banana verde, la cual tiene muchas más propiedades, nutrientes, proteínas, vitaminas y formas de cocinar que la banana normal. También es baja en grasas. Otras plantaciones populares son las limas, las que además de ser comestibles sirven como medicina al igual que un sin fin de plantas que los haitianos están teniendo que aprender a conocer y cultivar.
Un problema vital para los huertos de los haitianos es la falta de agua. Por esto han aprendido a reutilizarla, así el agua para lavar los platos o para cocinar la vierten a las plantas. Es un poco más de esfuerzo pero no queda otra opción.
Aprende a cultivar en tu casa, no sabemos el destino de nuestra, hasta ahora, “seguridad alimentaria” y ante cualquier emergencia, mejor estar preparados. La tierra siempre esta dispuesta a ayudarnos, cuidémosla nosotros también :) .


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada